All for Joomla All for Webmasters

Noticias

CONSTRUYENDO CIUDADES AMIGABLES

Esquipulas, Chiquimula, Guatemala, 20 julio 2018. Compartir experiencias para diseñar y reconstruir ciudades más amigables, fue el objetivo de la exposición realizada este día, por tres expertos españoles en el evento organizado por el SICA y la colaboración de la Mancomunidad Trinacional Fronteriza Río Lempa.

El evento, “Jornada de intercambio de Experiencias sobre elaboración de políticas y planes municipales de prevención social de la violencia en 7 municipios del Trifino, realizado en un hotel de la ciudad de Esquipulas, conto con la participación de sectores multidisciplinarios como instituciones de derechos civiles, gobiernos locales, seguridad pública de Guatemala, Honduras,  El Salvador,  y los tres expertos invitados por la Mancomunidad Trinacional.

“Damos las gracias a la Mancomunidad Trinacional por su participación en este evento y apoyarnos con tres ponentes, quienes enriquecerán los objetivos planteados”,  declaró la Coordinadora  Regional de SG-SICA para Territorios Inclusivos,  Giovanna Rizzi.

“Como Mancomunidad Trinacional, estamos comprometidos con el desarrollo de los municipios de la Región Trifinio, en ese sentido tenemos un protocolo de cooperación y hermanamiento con la Mancomunidad de la Ribera Alta de Valencia, España, quienes han venido a brindarnos asistencia técnica y talleres de formación en recuperación de espacios públicos y dinamización de las economías locales, quienes compartirán sus experiencias en este evento”, manifestó el gerente, Héctor Aguirre.

El economista y gerente de la Mancomunidad de la Ribera Alta, de Valencia, España, Sergi Machí, introdujo el tema  a los asistentes, “con este foro, buscamos llevar a cabo un intercambio de experiencias de buenas y malas prácticas que hemos desarrollado en diferentes territorios en materia de diseño, construcción y gestión de espacios públicos, espacios para los ciudadanos y no para consumidores”.

El espacio público, “era el lugar donde se reunía la población para discutir los problemas que les afectan”. Sin embargo,” en los últimos años se ha reducido ese espacio público en pro del espacio privado, como centros comerciales versus pequeños comercios o mercadillos, casas unifamiliares con sus pequeños jardines, en vez de espacios urbanos más diversificados, etc”, detalla Machí.

Dentro de esta filosofía, “estamos visitando los territorios hermanados, reuniéndonos con los técnicos municipales, haciendo visitas de estudio, reuniéndonos con los tomadores de decisiones, con los políticos, el poder local, en aras de poder dar un aporte  adicional, colaborar con la decisión de un espacio público, con una visión más democratizada.

El hermanamiento contempla apoyo a cuatro municipios: Dulce Nombre de María, El Salvador; Ocotepeque, Honduras y;  Esquipulas y Olopa, Guatemala; quienes ya han presentado sus proyectos, pero son viables dada las diferentes características?

 “Caro que sí, las ideas son fantásticas, los técnicos formados aquí en Centroamérica son gente joven muy bien formada, tal vez,  lo que nosotros podemos aportar son nuestros errores para que ellos no los vuelvan a cometer, como construir espacios grises, eso no da calidad de vida, por eso estamos volviendo a los espacios verdes,  solo es un ejemplo. Se trata de compartir, criterios, errores, nuevas ideas”;  declara entusiasmado.

Con ese preámbulo, se dio paso al Técnico en Medio Ambiente de la Alcaldía Municipal de Algemesi de Valencia, España, Jesús Ribes; quien enumero las diferentes escuelas y tendencias de diseño de los espacios públicos a nivel mundial y cómo estos definen la calidad de vida de los ciudadanos.

Ribes,  detallo la verdadera función y cómo éstos se han deteriorado ante la excusa de lo privado y el uso de las aceras para el comercio, “los espacios públicos no existen sin gente que pueda sentarse a conversar, esos donde la gente circula o sirven para comercio, son espacios vacíos”, aclara.

Sin embargo, “esos espacios urbanos no solo pueden hacer que las personas se sientan mejor, seguras, e incluidas”, también pueden “favorecer el desarrollo económico, con espacios seguros, inclusivos, parques y áreas de juego a poca distancia, abrir las calles a las personas y cerrándolas a los vehículos, para que las personas caminan y andan en bicicleta, son algunas de las acciones posibles que pueden marcar una gran diferencia”, concluyó su tema: elementos fundamentales para recuperación de espacios públicos.

Era el momento de pasar de la filosofía a la realidad, Ambrosio Ferrer, el arquitecto de la Alcaldía de Alzira, era el delegado para mostrar lo que están desarrollando en sus municipios. “Intentar que las ciudades vayan cambiando su modelo de crecimiento, que vayan pensando en un crecimiento sostenible e inclusivo, eso no sólo implica disminuir el carbono sino también que debe incluir la movilidad (de las personas), de género (niños, tercera edad, etc), una ciudad que sea amable y mejor para nuestros hijos”, señala como objetivo.

“Lo primero que debemos hacer es pensar cómo reducir la influencia para el carro, y darle más espacio a la movilidad de las personas, los ciclistas y al final conseguiremos el verdadero uso del carro, la movilidad para larga distancia y mejoraremos seguramente el transporte público”, añade.

Al concluir las tres ponencias, llego la hora de las preguntas específicas Chalatenango, El Salvador,  quien va a construir un Mercado y arriba una plaza comercial, es viable con este planteamiento?

“Claro que  sí se puede, solo deben combinarlo porque la parte de abajo del mercado lo piensan como algo antiguo y arriba, una plaza moderna, entonces se debe pensar en una buena combinación, con comercios diversos que le puedan dar vida a la plaza y que el mercado no sea una zona vacía en horas de la tarde”, responde Ferrer.

Sobre la visita de la delegación al municipio de Olopa, Ferrer expresa “me sorprendió  la gran actividad social,  el edificio de la Alcaldía tiene muchas gradas que afectan a algunos, pero es parte de su diseño, lo que sí habrá que resolver es la movilidad con sus calles estrechas y los vehículos que afectan la movilidad de las personas”, sugiere.

Para el caso de Esquipulas,  el arquitecto señala que “tiene mucho potencial por su movilidad económica y turísticas, pero debemos pensar en una ciudad muy amable para el peregrino y no hostil con tanto vehículo, debemos ir peatonizar la ciudad y regular el tráfico, concentrando la circulación de  vehículos cada dos o tres cuadras y dejando el interior de esa cuadras para el acceso peatonal, de los comercios y vecinos”, comenta.

Pero cómo disminuir la delincuencia  social en los espacios públicos?

“La clave para evitar el vandalismo y la inseguridad del espacio público, que no solo se da aquí en estos países sino en todo el mundo, la clave pasa por la apropiación de la ciudadanía de esos espacios, y eso cómo se hace?  involucrando a la ciudadanía durante todo el proceso de la gestión, desde la concepción del sueño, la idea, la construcción y sobre todo la animación, que puede ser entendida  desde el punto de vista comercial, cultural, social, etc,  pero es importante que siempre sea participativa, con la participación de la sociedad civil, de organizaciones sociales”, responde Machí.

Y añade, “de esa manera, hará que las personas nos sintamos más involucradas en el mantenimiento que nosotros mismos hemos co-diseñado, y haremos más uso de ese espacio público, y por tanto disminuirá la inseguridad y tendremos ciudades más amigables”, concluyó en gerente de la Ribera Alta.

 

Acceda a las Ponencias

DESCARGAR PONENCIA 1

DESCARGAR PONENCIA 2

DESCARGAR PONENCIA 3

DESCARGAR PONENCIA 4